Síguenos en Facebook

Siguenos en Facebook Síguenos en Twitter

sábado, 14 de noviembre de 2015

Días de vino y rosas (1962)


Hace poco me recomendaron ver esta película, con un detalle que constituía para mi un buen aliciente: ver una película de Jack Lemmon en la que hace no hace de Jack Lemmon. Y me explico. Para mi Jack Lemmon siempre ha sido un súper actor, actorazo, para mi y para todo buen amante del cine, pero siempre había tenido la sensación de que iba con el piloto automático, haciendo siempre ese papel de perdedor en la frontera entre lo cómico y lo dramático (véase 'El apartamento' o 'En bandeja de plata').


El asunto es que, después de ver 'Días de vino y rosas', esta percepción la he desterrado completamente. Y solo he podido descubrirme ante un actor en mayúsculas capaz de ser el mejor cómico pero también ser capaz de tomar las riendas del personaje más dramático, de la historia más trágica.


Y la película que nos ocupa es un gran drama, curiosamente dirigido por Blake Edwards, un director a priori de comedias ('La pantera rosa', 'El guateque'), pero que aquí dirige un drama impecable cuyo guion, de J.P. Miller, es de una sutileza maravillosa. Empieza como una típica comedia romántica, o eso parece, para ir colándonos, casi sin darnos cuenta, muy sutilmente, el verdadero tema del film: el alcoholismo, con toda su crudeza.


Enamoraos de la preciosa Lee Remick (una pena que su carrera no fuera más prolífica), disfrutad de la música de Mancini y flipad con la interpretación de Lemmon en el momento que busca la dichosa botella entre las macetas de flores. En definitiva, disfrutad del blanco y negro cinematográfico, es todo un placer.

Victor Devesa 

Lo mejor: la sutileza del guion, Jack Lemmon en modo todoterreno.

Lo peor: que no se ponga en las escuelas.

Puntuación: 10/10

Tráiler


Sinopsis

Joe Clay, jefe de relaciones públicas de una empresa de San Francisco, conoce durante una fiesta a la bella Kirsten Arnesen. La muchacha se muestra cautelosa al principio, debido a la afición de Joe a la bebida, pero después sucumbe ante su simpatía y se casa con él.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

 

Suscribete e-mail

 
Blogger Templates