Síguenos en Facebook

Siguenos en Facebook Síguenos en Twitter

lunes, 7 de julio de 2014

El verdugo

¿Se puede hacer comedia de la pena de muerte? ¿Hay mecanismos narrativos para ello? ¿Es algo moral, o se supera algún límite ético? Pues sí, sí se puede, y además si se tiene gran talento y una sensibilidad especial incluso puede que te salga una obra maestra. Este es el caso de El verdugo.


Berlanga y Azcona desde luego formaban un dúo imbatible, un tándem director-guionista de los más fructíferos y atinados que ha dado el cine. Siempre poniendo el énfasis sobre aquellos aspectos del ser humano más miserables, para mostrarlo a través de inteligente sentido del humor, que derivaba en comedia negra, dado la delicadeza de los temas que solían tratar: los sin techo en Placido (primera película española nominada al Oscar), la guerra civil en La vaquilla o la propia pena de muerte en el film que nos ocupa.


El protagonista de la cinta necesita un empleo, lo busca desesperado pero no encuentra manera de salir del paro, así que su mujer le pide ayuda a su padre, el cual casualmente esta a punto de dejar su empleo dado su elevada edad, por tanto, el mejor candidato para ese puesto es, efectivamente, su yerno.


A partir de ese momento, la película se convierte en la lucha de la familia por convencer al protagonista que matar a una persona, si es por trabajo, no es para tanto, es un mero tramite, gajes del oficio de verdugo… Y aquí el humor de las situaciones (Pepe Isbert como suegro esta como siempre atómico), mezclado con la angustia vital que vive el protagonista por su futuro empleo, componen un coctel explosivo, una película valiente que critica a Franco y evita su censura como solo el duo Berlanga-Azcona podía lograr.


Sinopsis

Un hombre se queda en paro y la alternativa que le queda es suceder a su suegro en el trabajo que esta a punto de dejar por su jubilación: el de verdugo.

Trailer

No hay comentarios:

Publicar un comentario

 

Suscribete e-mail

 
Blogger Templates